SÍGUEME EN...

contador de visitas





Buscar Biografías:

Nombre: Margarita Lecuona

Biografía:

Margarita Lecuona, autora de famosas páginas del cancionero cubano -- entre otras, Babalú, Tabú y Eclipse--, que nació en La Habana en 1910 y fallecería en Estados Unidos de Norteamérica en 1981, hace veinticinco años. Hija de Eugenio Lecuona, cónsul de Cuba en Nueva York, por tal motivo con sólo tres años de edad Margarita Lecuona fue a vivir un tiempo a esa ciudad.

Comentarios:


A su regreso a La Habana la matricularon en el Colegio Nuestra Señora de las Mercedes, pero ulteriores responsabilidades diplomáticas de su padre en Europa la desarraigaron de nuevo del suelo natal. Más de diez años de edad tenía al morir su progenitor.
Estudiaba entonces en el habanero Colegio Sepúlveda, donde permaneció hasta finalizar la enseñanza primaria.
Luego ingresó en el Instituto de la capital cubana para cursar el bachillerato, pero lo dejó en el segundo año. «Mi padre (…) que era primo hermano del gran compositor nuestro Ernesto Lecuona, tenía gran sentido musical y siempre cultivó en mí el gusto artístico». Y fue ese gusto artístico el que llevó a Margarita Lecuona al piano, la guitarra, la danza y a cultivar la voz.
Cursó estudios de guitarra en Pro Arte Musical con la eminente maestra Clara Romero de Nicola, con quien llegó a graduarse en el aprendizaje de ese instrumento.
Por otra parte, recibió lecciones de canto de Julia Lacignani.
Su primera obra, el bolero Soñadora, lo estrenó allá por 1930, acompañándoselo ella misma con su guitarra «A los tres años de estudiar guitarra, y cuando ya había puesto unas cuantas canciones, ingresé en Pro- Arte como alumna de baile del profesor Yavorsky.
Intervine en los ballets presentados por él, actuando en Danubio Azul y otros.
Separado de Pro Arte, Yavorsky, fundada su academia particular, seguí mis clases, y tuve a mi cargo la gran responsabilidad de solista como Arlequín, en Carnaval, de Schumann, que presentó con gran éxito en el teatro Nacional el profesor Yavorsky.» En un Festival Turístico del Lions Club, en el teatro Fausto, de La Habana, Margarita Lecuona hizo una coreografía a partir de Canto siboney, de Ernesto Lecuona.
En Pro Arte Musical actuó con el Cuadro de Declamación de Guillermo de Mancha.
Asumió personajes de las piezas teatrales Canción de cuna, de Gregorio Martínez Sierra; Las flores, La reja y Pipiola, de los hermanos Serafín y Joaquín Alvarez Quintero; Rosas de Otoño, de Jacinto Benavente, y El azar, de Federico Oliver. En coordinación con los directivos de la radioemisora CMQ, los estudios de ballet clásico permitieron más tarde a Margarita Lecuona fundar una academia de baile, cuyo alumnado actuó en 1940 en el escenario del Nacional. «Fue cerca de un año.
(…) Pero el trabajo era incompatible con mi creciente actividad como compositora e intérprete.
En este último aspecto, con música mía y ajena, tuve contrato continuo por tres años.
Cantaba acompañándome a la guitarra, o siendo acompañada por orquesta.
De la radio pasé con Olga Luque, haciendo dúo… le enseñé a tocar la guitarra… el Casino de la Playa… ». Junto con Alicia Yanes (guitarra y segundo), Coralia Burguet (guitarra y primo), en 1942 Margarita, en calidad de cantante y guitarrista, formó el conjunto Lecuona Cuban Girls, que, según recordaría ella «(…) debutó en el Casino Nacional, y ha actuado ya en el Hotel Sevilla, en Sans Souci, por radio, y en los teatros Encanto y Campoamor… y tiene de inmediato contrato en el interior y en el extranjero. Ernesto Lecuona mismo me ha dicho que está muy bien el conjunto.
Nos aplauden.
Gustamos.
Es un espectáculo genuinamente artístico (…) Y yo soy a la vez que la compositora e intérprete en este caso, la diseñadora de los trajes, la manager, la que monta los números, la que lo dirige… Trabajo de firme…» Aparte de las grabaciones realizadas por ella de sus propias obras , éstas, desde el decenio de los treinta del pasado siglo, despertaron el interés de Miguelito Valdés (en Estados Unidos de le llegó a llamar Mister .Babalú, por su éxito con este afro de la compositora cubana), Wilfredo de los Reyes, Jenaro Salinas, el Cuarteto de Antonio Machín y las orquestas de Xavier Cugat, Benny Carter, Enrique Madriguera, Arturo Arthur, Casino de la Playa y la famosa Lecuona Cuban Boys, colectivo este último que con la interpretación de Tabú obtuvo uno de sus más resonantes triunfos europeos.
Y, por supuesto, desde aquellos tiempos la lista de orquestas e intérpretes de sus composiciones ha crecido considerablemente a escala nacional e internacional… «La más popular …Tabú, desde luego.
(…) la acompañé un día a la Zuffoli (Eugenia, la actriz romano-española) en La Comedia y (…) ha sido arreglada por el maestro Gonzalo Roig, que la presentó en uno de los conciertos de la Orquesta Sinfónica de La Habana…Le sigue en popularidad Babalú, que es uno de los hits en Estados Unidos; y Negro gangá.
Un canto indio que tiene muy buena cogida: Tocú.
Las canciones Nuestro amor, Dime, Señor, por qué, Amor Caribe…. Aunque con anterioridad se presentara en diferentes escenarios latinoamericanos, en 1947, casada con al artista argentino Pepe Armil (José María Armillas), Margarita Lecuona partió de Cuba para hacer , a lo largo de casi ocho años, actuaciones en diferentes países de la región: Chile, Bolivia, Perú, Brasil y, fundamentalmente, en Buenos Aires, la capital argentina, en la que tenía fijada su residencia.
De esa época data un nuevo éxito suyo: Eclipse. «(….) un bolero que estrené en Brasil, en mi primera turné, en 1943.
De pronto, en 1947 resurgió en las voces más populares del sur y se convirtió en un “hit”.
Hay innumerables ediciones y grabaciones en el propio Brasil y en otros países sudamericanos.
Pero “Tabú” y “Babalú” se tragaron con todas las posibilidades de popularización de mis canciones». Por unos meses, en 1955 Margarita Lecuona volvió a su natal Habana.
Actuó en radioemisoras, teatros y la televisión.
Asimismo y dio a conocer algunas de sus más recientes composiciones en aquel entonces: Por eso me debes, Amor Caribe, Mersé, la mulatita, No hace falta decirlo, Canción de las palmas y Cuartito rosado.
Después regresó a Buenos Aires, donde en 1957 formó un trío con los cubanos Michel Montes y José Casino.
En 1969 Margarita Lecuona y su familia se radicaron en Estados Unidos de Norteamérica y allí fallecería en1981 esta autora cubana, que un día descubrió su verdadera senda, la cual, en su opinión, fue para ella «(...) por el corazón, por la mente, por la voluntad, por el gusto… por mi vida toda, la música…».
fuente:Habana radio.cu

buscar en Google
https://www.youtube.com/channel/UCuujajsytFXEhUR86y1Ap5g