SÍGUEME EN...

contador de visitas





Buscar Biografías:

Nombre: Adelfo Hernández Hernández

Biografía:

En el seno de una familia humilde, con grandes deseos de superación, el 4 de marzo de 1940 nació Adelfo Hernández

Comentarios:

 

 

En el seno de una familia humilde, con grandes deseos de superación, el 4 de marzo de 1940 nació Adelfo Hernández

Hernández. El pequeño vio la primera luz en Atecoxco, poblado del Municipio de Tianguistengo, en el estado de, Hidalgo, un lugar rodeado de vegetación, en plena sierra, alejado de las grandes ciudades y ajeno a la civilización.

Hijo de Doña Juana Hernández y Don T eófilo Hernández, Adelfo perdió a su madre cuando cumplió un año de edad; y su padre, Coronel de Caballería, tuvo que ser retirado por motivos de salud, asignándole una pensión para subsistir.

Sin embargo, tiempo después, por causas desconocidas perdió los derechos que el gobierno le otorgaba, a pesar de haber ido a la capital para tratar de recuperarla.

Don Teófilo no conocía nada del trabajo del campo, sólo sus responsabilidades militares y música, y con la idea de inculcar a sus hijos algo para que salieran adelante, les enseñó a tocar varios instrumentos, como trompeta, saxofón, violín y guitarra. Para Adelfo este hecho significó su primer acercamiento al mundo de la música, y aprendió a tocar todos, pero con mayor énfasis esta última.

Su infancia transcurrió básicamente en el pueblo, aunque desafortunadamente, Adelfo ahí sólo pudo estudiar hasta tercero de primaria, de manera que al cumplir 12 años lo llevaron a la ciudad de México para que continuara sus estudios.

Así, en 1952, alentado por su padre y apoyado por uno de sus hermanos, ingresó como interno en la escuela de Tenería donde concluyó la primaria, aunque tuvo que abandonarla por falta de recursos, y entró a trabajar a un taller mecánico, donde sus hermanos mayores estaban colocados.

Hay que remarcar que a pesar de que la vida no le estaba sonriendo, Adelfo y sus hermanos no se amilanaron, y prueba de ello es que en sus días de descanso se dedicaron a practicar con los instrumentos que ya conocían, tocando en fiestas familiares o con amistades que los animaban a seguir adelante.

Era evidente que el talento de Adelfo se iba perfilando, y con ello tuvo espontáneamente un gran deseo de estudiar música, encontrando merecidamente una valiosa oportunidad de entrar al Instituto Nacional de Bellas Artes, lugar donde durante tres años recibió una completa instrucción musical, a través de clases de violín, solfeo y canto, lo que fue de mucho provecho para su futura carrera profesional

Tiempo después, con sus hermanos Celso y Jesús, forma el trío Los Hermanos Hernández. En 1958 consiguen un contrato anual para trabajar profesionalmente en Tijuana, lugar donde inicia su carrera artística.

En 1959, de regreso a la ciudad de México, reciben la invitación de una radiodifusora para participar en un concurso de aficionados, en el que obtienen el primer lugar, lo que les abrió por primera vez las puertas de varios programas.

Después de algún tiempo se incorpora otro hermano, Anselmo, quien trabajaba en un trío, y acuerdan rebautizar a su grupo como Los Rogacianos, nombre con el que se presentan hasta la fecha.

A manera de anécdota, Adelfo recuerda que en una ocasión fueron invitados a cantar en un evento al que acudiría el gobernador del estado de Hidalgo. Añade que por lo general todos los grupos de música huasteca y jarocha se distinguen por su improvisación de versos, pero cuál fue la sorpresa de los anfitriones cuando se enteraron que ellos no improvisarían, ni tenían versos preparados. Y teniendo sólo alrededor de treinta minutos para presentarse, Adelfo se dio a la tarea de hacer unos versos que él mismo cantaría. Al comenzar su actuación, quizá por la falta de preparación o por nervios, todo salió mal, fue un fracaso.

Pero este suceso no decayó su ánimo. Al contrario, despertó en él la inquietud de componer, siendo tal su dedicación que en poco tiempo logró estar a la altura de los mejores copleros.

Ya en esta etapa de su vida profesional, Los Rogacianos tuvieron presencia en diversos programas de televisión, uno de ellos "Música Morena", donde se distinguió en especial por la picardía de sus coplas, colocándose en los primeros lugares de popularidad.

Después siguieron: “Un Canto de México”, “Impactos Musicales Cuervo”, “Estelares Madero”, “Noches Tapatías”, “Noche a Noche”, “Divertidísimo”, “Club del Hogar”, “Siempre en Domingo”; el Quinto Festival Ranchero de Siempre en Domingo, en el que participaron con su huapango "El Milpero"; el “Estudio de Lola Beltrán”, “Mundo Latino”, “Historia de un Cantar”, “Música de mi Tierra”, “En Pantalla” y “Eco”, entre otros.

Asimismo, tuvieron el honor de representar a México en Venezuela, al inaugurarse el canal ocho de televisión, y a través de sus giras, visitar exitosamente muchos otros países

Además de una fructífera carrera profesional con Los Rogacianos, Adelfo dio un paso firme en su inspiración personal al escribir en 1966 su primera canción, "Alma huasteca", un huapango lleno de recuerdos de la infancia, de añoranza a su pueblo y sus raíces; este tema, con el característico violín huasteco, ha sido grabado por la mayoría de los tríos de la región y ha tenido más de 15 versiones.

Así llegaron otras composiciones, resaltando una en especial que cambia su vida por un tiempo: “El Ciego”, interpretada por América Martín. Esta canción la escribió bajo la angustia de una delicada y larga enfermedad que puso en riesgo la vista de uno de sus hijos. A ese respecto, Adelfo comenta: “dejé de componer… los tratamientos fueron largos y costosos. Afortunadamente se repuso, y volví a mi labor”. Una vez pasado el trago amargo, compuso "Calla y Vete", canción ranchera que grabaron Manuel Capetillo, María de Lourdes, Lupita Tovar, Jorge Tello y los propios Rogacianos; también fue grabada en Estados Unidos.

De manera fluida vinieron otros temas "Se fue mi Estrella", interpretada por Alicia Juárez, que se colocó en los primeros lugares, consolidándolo en el gusto del público como compositor.

Siguieron manera vertiginosa más temas de diversos cortes: "Soy Inocente", con Antonio Aguilar, "La Mujer del Gallero", con Miguel Aceves Mejía, "Por qué te Vas, con Chayito Valdez, "Amiga Fiel", con Verónica Castro, "Espero que Regreses", con la Sonora Santanera, "El Bandido", con Vicente Fernández. Además de "Fui tu Amor", "Tu Nombre", "El Hijo del Querreque", "Si Quieres Saber de Mi", "Cuatro Corazones", "Volví a Caer", "Déjame Soñar" y "Mi Vecina", entre tanta otras, de las que han logrado éxitos reconocidos intérpretes.

Posteriormente, y con todo orgullo, pudo ver realizado su deseo de ver salir su primer disco de larga duración como canta-autor, con acompañamiento norteño, en el que incluyó los temas: "Volví a Caer", "El Bandido", "Citas de Amor", "Se Fue mi Estrella", "Camino a mi Tlahuelompa", "La mujer del Gallero", "La Caprichosa", "El Pollero", "El Ciego" y "Voy a Quitarme la Vida".

En 1995 participó como compositor en el Festival Canto de México, realizado en el Teatro de la Ciudad, con dos temas: “El ruiseñor”, interpretado por Laura Záizar y “El necio”, con los Tres Huastecos, logrando con éste último ser finalista y un primer lugar aclamado por el público.

En los años recientes intervino en 33 videohomes, que se distribuyen principalmente en Norteamérica, compartiendo créditos con Rafael Buendía, Rosenda Bernal, Bernabé Meléndez, Chelo, Toño Infante, Rafael Goyri, Tania Mendoza, Mario Almada, Hugo Stiglitz, Valentín Trujillo Jr., Andrés García Jr. y varios actores más.

Su disciplina y profesionalismo le dio la posibilidad de que el productor cinematográfico Luis Estrada, produjera en 2003, la película La mera reina del sur, basada en su composición y protagonizada por Tania Mendoza y Rafael Goyri.

En agosto de 2005, Adelfo Hernández lanzó su tercera producción discográfica con nuevos temas de su inspiración, de los que destaca “Que me entierren con huapangos”. Dicho número musical encabeza hoy la preferencia de los huapangueros de la Huasteca, quienes lo han incluido en sus respectivas producciones. Tal es el caso de Los Hidalguenses, el trío Juglar, el Juvenil Hidalguenses, los Nativos de Hidalgo, la Dinastía Hidalguense y varios más.

Con la finalidad de promover y apoyar la difusión del Huapango, durante 2007 y 2008, Adelfo encabezó la organización de Bohemias Hidalguenses, con sus intérpretes del Estado de Hidalgo, especialmente los tríos huastecos.

Recientemente en el 2008 participó en dos películas compartiendo créditos con Carlos Bonavides.

Fuente: México SACM

buscar en Google
https://www.youtube.com/channel/UCuujajsytFXEhUR86y1Ap5g